Guía espiritual para el Peregrino

Camino a Santiago de Compostela

El peregrino que llega a Santiago siente una gran satisfacción por su viaje ya concluido, y ahora su interior viene a quedar en vacío, expectativo.

Proyecto ya realizado y ahora también encuentro consigo mismo, lo que imaginó ya está cumplido. La meta estaba aquí. Está ahora como una hoja en blanco, receptivo y quizá también algo extrañado de sí mismo.

Santiago se hace también un lugar para el encuentro, de unos y otros, todos son el mismo, un mismo sentir, se miran, se reconocen, se vive una gran unidad, el trofeo es el mismo para todos.

El mismo camino y pisado por tantos siglos, y de tanto repetir, el camino se hizo sagrado, por tanta voluntad y tanto sudor, por tanta búsqueda al Apóstol.

La catedral está ahora llena de peregrinos, y en gran silencio, muchos sentados por el suelo, la espada a la pared, ala columna, es un silencio denso, religioso.

El espíritu se hace presencia, se le siente cercano, que estuviera a tu escucha, a tu palabra, hay diálogo, es un silencio orante, abierto para tu llegada.

Los distintos orígenes de los peregrinos se fueron fundiendo por el camino, y ahora, en este gran encuentro se siente la unidad, un mismo sentir.

El camino y el encuentro ha creado una nueva realidad en el peregrino, y otros van llegando, reconociéndose, todos descubren  la misma sensación, satisfechos por la llegada y este encuentro de religiosidad, que el espíritu se les hizo presencia a cada uno de ellos.

Ha sido un encuentro con lo desconocido, un espíritu nuevo añadido a sus vidas. Posible  que el espíritu de tantos que fueron llegando quedara impreso en el ambiente, impregnado en la imagen de Santiago, o abajo, en el túnel, donde sus huesos, en la arqueta de plata, y ahí el reclinatorio para el recogimiento del peregrino.

Todo queda ahora recompensado, quizá  por lo que se hubiera podido padecer en el camino, y compensado en abundancia por tanta experiencia nueva, distinta, interior.

El Camino de Santiago de Compostela ciertamente que es sagrado, es la Vía Sacra de Hispania.

Antonio Oteiza
 

Los Capuchinos te ofrecemos una guía para el camino.
Imprímela, léela, deja que te acompañe en cada jornada.

Pincha aquí para poder descargarte nuestra guía.
 

Project by: 3eMultimedia

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar